¿Porqué viajar a Escocia?

¿Por qué viajar a Escocia? Hay tantos motivos que me sería muy difícil quedarme solo con algunos, pero intentaré compartir contigo las que considero mis razones para viajar a Escocia.

Hay gente que hace listas para todo, para la compra, para las cosas pendientes,  de cosas para hacer,  de lo bueno y de lo malo, etc. Si te soy sincera, a pesar de que reconozco que son muy útiles, nunca he sido muy amante de hacer listas, me estresan un poquito. Pero hay unas listas de las que sí me declaro fan absoluta y esas son las recopilaciones de cosas, vaya lo que se llaman “Los Top 10”.

Creo que la mejor manera para decirte porqué has de venir a Escocia es creando mi propia lista. Espero que con ella te decidas a viajar a Escocia si aún no lo has hecho.

Pensando en como hacerlo una de las grandes dudas ha sido con el número perfecto de razones que te voy a dar, así que al final me he decantado por no poner ninguno. Considero que al utilizar un número me estaba limitando, así que te voy a dar mis razones, las que sean, de porqué venir a Escocia. 

Además en este caso el orden del factor no altera el producto así que no he seguido ningún orden, tal y como me iban saliendo así las iba poniendo.

 

1. Paisaje:

Al llegar a Escocia una de las primeras cosas que nos enamoran son los paisaje. Unos paisajes que no podríamos imaginar ni en las mejores películas. Tanto si estás sólo un día en la ciudad como si puedes recorrerte Escocia vas a volver completamente fascinado y cautivado por sus entornos. 

Estas tierras están formadas, entre muchas otras cosas, por valles llenos de magia, lagos profundos y misteriosos, románticas estampas de castillos en ruinas, montañas cubiertas de nieve en invierno y de brezo el resto del año, ciudades llenas de historia y que nos regalan un paisaje urbano muy interesante, pueblecitos con cottages (que son casitas de campo) y jardines que parecen sacados de un cuento.

Esta naturaleza escocesa, solitaria y abrupta, que gracias a la despoblación ha podido conservar páramos infinitos, pastos donde ovejas y vacas pasean a la espera de que algún turista curioso les dedique una buena sesión de fotos y que con un poco de suerte les traiga algún manjar exquisito, como zanahorias. Paisajes que con tan solo verlos te roban el alma.


2. El clima:

El clima escocés tiene el mundo dividido entre los que lo aman y los que lo odian. Los amantes y defensores de este tiempo, entre los que me incluyo, nos parece muy estimulante salir de casa y no saber que tiempo va hacer.

Sinceramente, me ha sorprendido que llueve menos de lo que yo me imaginaba y que el frío y la oscuridad no me han afectado tanto como la gente me decía que pasaría.

Eso sí, nunca te puedes fiar de ese rayito de sol que te despierta por la mañana porque en 30 minutos puede haber desaparecido y tampoco puedes fiarte de esa lluvia que empieza a caer porque puede que dure o puede que no.


Reconozco que lo de tener que llevar una mochila llena de “por si” (por si llueve, por si hace frío, por si por la noche hace más frío…) es un poquito agotador. Pero, al ser guía hay días que salgo por la mañana y hasta la noche no vuelvo a casa así que al igual que mucha gente (o al menos eso espero) he acabado generando un complejo de caracol que no me lo aguanto. Siempre con la casita a cuestas.

Y por otro lado tenemos a los que lo odian y se pasan el día protestando: “Que frío que hace en este país”, “Pero si SIEMPRE llueve”, “Madre mía medio año de oscuridad (hay gente un poquito exagerada)”, etc. Pero, ¿sabes que es lo mejor del clima escocés? Disfrutarlo con el paisaje escocés.

Yo siempre digo que Escocia es maravillosa haga el tiempo que haga y es una gran verdad, cualquiera de los paisajes que podamos admirar nunca será igual. El clima escocés se encargará de hacer que cada salida, cada viaje, cada tour sea SIEMPRE diferente. Podrías ir veinte veces a la Isla de Skye que será como varias veinte islas diferentes o podrías recorrer el Lago Ness 4 veces en un mismo circuito y esas cuatro veces serían diferentes. 

3. Historia, historias y leyendas:

Desde pequeños hemos tenido referencias sobre Escocia a través de películas, historias y libros los cuales han disparado nuestra imaginación hasta limites insospechados.

Pensar en Escocia es ver un país lleno de misterio, con hombres rudos y pelirrojos con caras pintadas de azul, llevando “faldas a cuadros” y con un ligero aroma a whisky.

Películas como Bravehart o Rob Ronos dejan entre ver una interesante y turbulenta historia de Escocia en la que no faltan héroes, guerras, venganzas y sobretodo la lucha por una libertad perdida. A través de los dibujos animados vemos otra Escocia una en la que las brujas hacen de las suyas dando pócimas que transforman a madres en osos como le pasa a la princesa Mérida en Brave.

En películas más de actualidad como Trainspotting o la Parte de los ángeles podemos conocer más de cerca una Escocia donde las batallas ya no están encabezadas por ejércitos si no que la lucha más importante es la de la superación personal.


Mel Gibson caracterizado como William Wallace

Tengo que hacer una mención especial a una colección  de libros que han sido convertidos en una serie de televisión, lo cuales realmente han conseguido volver a poner Escocia en el corazón de la gente. No solo por tener un protagonista que encarna al hombre soñado, ni por tener una historia de amor que sobre pasa el mismísimo tiempo si no que ha conseguido atraparnos por el contexto histórico en el que se sitúa.

En concreto nos traslada a mediados del s.XVIII un periodo muy delicado para la cultura escocesa y ha hecho que cada vez más gente tenga curiosidad por saber más acerca de tanto de lo que pasó antes como después.

Estoy hablando, como no, de Outlander de Diana Gabaldon.

si quieres saber que tiene esta serie que te acabará cautivando no dejes de leer mi post: “7 razones que te enamorarán de la Escocia de Outlander”

Escena de Outlander

Hay más películas y libros que no he nombrado, pero con esto te puedes hacer una idea de la ilusión que se siente al poder descubrir la tierra por la que has  visto pasar infinidad de personajes, conocer más en profundidad las historias que medio conocías y descubrir auténticos errores históricos que te habías creído a pies juntillas.

Eso sí, cuando llegas y empiezas a tirar del hilo ves que esto no tiene fin: Celtas, Romanos, Vikingos, reyes y reinas, intrigas palaciegas y asesinatos, evangelización, monjes y monasterios, castillos, batallas, asedios y guerras, brujas y brujos, kelpies, hadas y pixies, fantasmas y fenómenos paranormales, simbolismo, masonería, música, tartán, colores, festivales…

¿A qué estás esperando para descubrirlas?.


4. Castillos:

Si yo te digo:

“Piensa en 4 cosas que representen Escocia”.

No se porqué hay 4 cosas que rápidamente te vendrán a la mente: whisky, gaitas, kilts y castillos.

Yo voy hacer referencia a los castillos ya que Escocia está salpicada por una gran cantidad de ellos, tanto en ruinas como “enteros”, que transforman estas tierras en un mundo de fantasía. Restos que te cautivaran y te harán sentirte pequeñito ante una naturaleza que reclama su territorio. Ante ellos podrás experimentar lo que, quizás, sentían esos artistas románticos del s.XIX, esa melancolía, esa catarsis que les hacía desear volver a lo que sería el momento de oro de esas edificaciones.

Hasta 3000 castillos se calcula que hubieron en su época de máximo esplendor, de los cuales se dice que quedan unos 1000 y se pueden visitar, aproximadamente, unos 100. Así que no estará de más incluir unos cuantos en tú ruta.

Lago ness

5. Pubs:

No podemos continuar esta lista sin hablar de pubs y es que éstos son una de las mejores razones para visitar Escocia ya que al igual que nuestros vecinos los irlandeses el pub forma parte del día a día de los escoceses. Es normal que en lugares donde el tiempo es tan inestable y que en invierno haga bastante frío todo esté relacionado con los interiores. Así que el pub es para el escocés lo que la terraza es para el español, ese lugar donde siempre disfrutamos echando un ratito de nuestro tiempo.

En escocia hay una infinidad de pubs cada uno con su estilo y sus parroquianos. Es muy habitual que cuando hables con un escocés te pregunte qué pub frecuentas ya que es una manera de saber con qué compañías o con que tipo de gente te relacionas.

Yo soy una enamorada de los pubs y no solo por las pintas o por el ambiente, lo que más me gusta de los  pubs,además del ambiente,  son sus nombres los cuales no está puestos al azar ya que muchos de ellos te cuenta una historia o tienen un significado especial,  no te pierdas está web en la que podrás descubrir la historia que hay detrás de los nombres de muchos pubs escoceses.

Es increíble todo lo que puede ocultar un nombre, puertas de salida de la ciudad, lugares donde se tomaban el último trago antes de ser ahorcados, cárceles, personajes ilustres de la ciudad…etc. Realmente es muy recomendable hacer un tour por los pubs escoceses. Una de mis historias favoritas es la de Maggie Dickson, pero esta será una historia que dejaré para otro momento o quizás coincidamos por Edimburgo y te la acabe contando en persona.

Maggie Dickson, pub ubicado en Grassmarket, Edimburgo

6. Espectáculos, celebraciones y festivales:

Cualquier excusa es buena para poder disfrutar de un buen espectáculo y en este país tenemos más de un festival o evento para cada mes del año. Celebraciones de lo más variadas que llenan de vida las ciudades y pueblos de este país.

Escocia es sinónimo de druidas y de celtas por eso no es de extrañar que algunas celebraciones tengan sus orígenes en antiquísimos ritos paganos. Dos de estas tradiciones se celebran en Edimburgo y son llevadas a cabo por el Beltane Fire Society. Una se suele celebrar entorno al 31 de Octubre para conmemorar la llegada del invierno y de la oscuridad y la otra se celebra el 30 de abril para homenajear la llegada de la primavera momento en que la luz y la vida vuelven a inundar estas tierras.

Ambas celebraciones formaban parte de lo que yo suelo llamar “la dualidad escocesa”, aquí todo tiene “dos caras” en este caso se festeja el ciclo de la vida y de la muerte, la luz y la oscuridad, el verano y el invierno,el frío y el calor, la época fértil y el momento de reposo. Durante esas noches Edimburgo se llena de magia, misticismo, figuras enmascaradas, elfos, duendes y hadas que bailan al son de tambores y rodeados de fuego.


Otro ejemplo sería, en las Islas Shetland donde, a pesar de que el origen es dudoso, tienen una curiosa manera de celebrar el final de las festividades de Navidad. A finales de enero se celebra una gran procesión vikinga con gente portando antorchas los cuales al son de cánticos acaban arrojándolas a un drakkar (barco vikingo) el cual pasa el resto de la noche ardiendo.

Otra interesante celebración se lleva a cabo a lo largo del verano en diferentes zonas de las Tierras Altas, los únicos e inolvidables Highland Games. Se reúnen diferentes equipos para participar en una serie de juegos.

Esto es una tradición que se remontaría a muchos siglos atrás cuando se utilizarían como “juegos de guerra”para descubrir a los soldados más valientes y valerosos, también se habrían utilizado para la aceptación de los mejores hombres en los clanes. Ahora, por suerte, se han suavizado bastante de lo que habrían sido en origen pero no dejan de ser menos curiosos. Hombres con kilts levantando troncos de tres metros para darles la vuelta en el cielo como si de una botella de plástico se tratara, hombretones que en equipos se intentan derribar los unos a los otros estirando una cuerda, lanzamiento de martillo, entre otras pruebas que hacen de este evento un espectáculo único el cual tiene como escenario perfecto la belleza de las Highlands escocesas.

Eso sí, quizás uno de los momentos de mayor locura que se puedes vivir en Escocia es en pleno Agostocuando en Edimburgo se concentran varios de los festivales más importantes a la vez. Música, teatro, recitales, color, vida, alegría inundad la ciudad.

En Agosto, también se celebra el Royal Military Tatto, el cual podríamos decir que es de visita obligada. Tiene lugar en un impresionante entorno la explanada del Castillo de Edimburgo donde se coloca una estructura, que es una gradería, en la que se reúnen, durante 3 semanas y media, más de 8.000 personas para disfrutar del desfile de regimientos militares de diferentes lugares del mundo. Estos desfilan junto a las bandas de música deleitándonos con performances modernas, números de baile, formaciones, etc.

Aquí te dejo un enlace para que veas una de las grabaciones del Military Tatto, el vídeo es larguito pero solo quiero que tengas una idea de lo bonito que llega a ser.

Y en Agosto no puedes faltar el Festival Internacional de Edimburgo  el cual concentra a los mejores cuerpos de danza, música, opera y teatro del mundo para que vengas a hacernos disfrutar de sus espectáculos.

Y otro festival que se celebra, también en Agosto, sería el festival alternativo el “callejero”.  Este festival es una explosión de creatividad e inspiración, y ojo al dato según su web en 2017 se celebraron un total de: 50,266 representaciones de 3.269 espectáculos en 294 lugares de la ciudad.  En este festival podrás disfrutar desde reputados artistas hasta  maravillosos e impresionantes anónimos. Es la mejor oportunidad para descubrir nuevos talentos ya que la calle se llena de gente que te reglara pequeños avances de sus representaciones.

Y todo esto sin hablar del Festival de Jazz y Blues, el Festival del libro, el Festival Internacional de la Ciencia, etc. Si quieres saber que es lo que se cuece ahora en la ciudad haz click aquí y descúbrelo.

7. Sorpresas:

  

Se que este es un concepto muy general y que además varía según lo que cada uno consideremos como una sorpresa. Pero, yo me voy a referir a sorpresa cómo ese suceso inesperado que consigue cambiarte el estado de ánimo.

Siempre digo que aunque tengas el peor día esta ciudad conseguirá hacer algo que te acabe sorprendiendo.

A pesar de que el día este lluvioso, oscuro y frío, a pesar de haberte empapado de pies a cabeza, a pesar de haberte peleado con alguien: un amigo, tu pareja o un compañero de trabajo, da igual, pase lo que pase este país siempre va a hacer algo que hará que esboces una sonrisita. Quizás no será algo muy grande pero será algo tan simbólico que cuando lo veas lo sabrás. Un rayito de sol, un arco iris en el momento precios, una puesta de sol que acaba pudiéndose ver, un niño jugando con un perro, ese pub donde descubres un gran músico, alguien que te da conversación en el bus…

Esas sorpresas son las que Escocia te da sin esperar nada a cambio, imágenes que se quedan en la retina y llegan al corazón. Momentos únicos que o lo ves o no lo ves pero que rara vez se podrán repetir.

Bueno esto ya se me ha ido de las manos, así que para acabar te voy a decir la última razón, pero no la menos importante, por la que hay que viajar a Escocia y esta es…


…Siempre vuelves…


Escocia siempre va a suponer algo importante en tu vida, y es que no deja indiferente a nadie.  

Al volver, cuando ya estás sentado en el avión, te das cuenta de que algo dentro de ti ha cambiado y sientes un pequeño vacío. No sabes que es pero en tu día a día verás que la magia escocesa se ha apoderado de ti y notarás que solo estás pensando en volver a ver estos verdes parajes, los lagos azules y los paisajes que te dejan sin habla.

Cuando veas una imagen de las Highlands o hasta la de una oveja te sacará un suspiro melancólico. Y es que esta tierra es única y aunque el clima no acaba de ser el más paradisíaco y la gastronomía no es la más impresionante, pero tiene algo que atrapa, tiene ese “no-sé-qué” que engancha.

Una vez que Escocia ha entrado dentro de ti es muy difícil sacarla, y aunque puedas pasar años sin volver en el momento que aterrices veras que esa llama NUNCA se había apagado.

Y ya por si te queda alguna duda de porque viajar a Escocia sólo te puedo dar un último consejo, a parte de decirte que sigas leyendo el blog…


Sube el volumen, relájate, disfruta y siente.


  • Un articulo interesante, la verdad es que la información es muy útil, lo tendremos en cuenta a la hora de viajar. Muchas gracias y seguimos leyendo. Saludos

    • Marta Sanz (tu guía en Escocia) dice:

      Muchas gracias por disfrutarlo y espero que os sirva de ayuda y cualquier cosa aquí me tenéis. 🙂 Un saludo desde Edimburgo.

  • Isabel dice:

    Yo fui gracias a Outlander pero es que es bonita a rabiar, pero para mi lo de los paisajes y lo de los castillos es suficiente razón.

  • Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Reserva Ahora Reserva Ahora
    >